El petróleo del Siglo XXI es el 'big data'
TRIBUNA

El petróleo del Siglo XXI es el 'big data'

Negocios es información. Y en la era digital, la información se mide en miles de billones de bytes. El big data es el gran protagonista de la nueva era online de las organizaciones, una tecnología cuyo mercado alcanzará en este 2015 los 115.000 millones de euros, según la consultora IDC. RETINA, el foro iberoamericano de transformación digital de EL PAÍS, dedicará en exclusiva su segundo evento a esta tendencia tecnológica que promete transformar los negocios para siempre. Aquí podrás consultar la página del segundo evento.

El potencial económico del big data suena a milagro. En su artículo Getting big impact from big data (Consiguiendo un gran impacto del big data, 2015), David Court, directivo de la consultora McKinsey, recordaba las cifras demoledoras que esta tecnología puede lograr para un negocio: un 60% de crecimiento en su facturación y reducciones del gasto para servicios públicos, como el sistema de salud de Estados Unidos, de hasta un 8%. La triple alianza entre McKinsey, Forbes y Teradata para elaborar una profunda encuesta sobre big data este año —316 ejecutivos de compañías con facturación por encima de los 500 millones de dólares en seis sectores estratégicos— aclara que las empresas son muy conscientes de la importancia de este nuevo paradigma. Seis de cada 10 ejecutivos afirmaron que el big data es prioridad para su negocio.

El potencial de este nuevo y enorme caudal de información se enfrenta a problemas. En febrero, Capgemini publicó Cracking the Data Conundrum (Descifrando el enigma de los datos, 2015). El titular de su introducción, desalentador: La implementación exitosa del big data elude a las grandes compañías. A pesar de un gasto que ya ha superado los 30.000 millones de euros en los últimos tres años, solo un 13% de las compañías han logrado consolidar la implementación  de sus proyectos de big data. Los problemas principales a atacar para paliar este fracaso: la gestión de esta información y la rémora de sistemas informáticos anticuados.

Solucionar el primer problema, qué datos son relevantes y cuándo deben usarse, está en el punto de mira de muchas compañías tecnológicas. Pedro Castillo, CEO de Logtrust, explora una solución que define como real-time big data y que explicó durante el primer evento RETINA, Tendencias IT 2016 celebrado en el marco de FICOD 2015. “Hoy en día generamos un volumen de información jamás antes visto. Analizar estos datos en tiempo real es una herramienta que ofrece a las empresas una ventaja competitiva”, explicó Castillo.

No se trata solo del cuándo, sino también del dónde. Sergio Leiva, CPO de la startup Carto DB y también ponente de RETINA, habló en Tendencias IT 2016 de location intelligence. Es decir, usar la geolocalización de los datos para mejorar modelos de negocio. “Todo ocurre en algún sitio y por primera vez estamos preparados para analizar qué es todo. Walmart [la gran cadena estadounidense de grandes almacenes] cuenta los coches que hay en sus parkings para saber cuánta gente está comprando en ese momento. No solo cuánta, sino qué tipo de gente dependiendo del modelo de su coche. Podemos usar esta información para solucionar nuestro día a día en las compañías o tomar mejores decisiones”.

Wearables, Internet de las cosas (IoT), realidad virtual y aumentada, mapas GIS, cualquier paradigma tecnológico pasa por el big data. Y no menos el principal desafío y riesgo de toda la transformación digital que está asumiendo la economía futura: la ciberseguridad. El análisis de tendencias en ciberseguridad de Ponemon Institute LLC para este 2015 —1.006 compañías en tres continentes— señala que 7 de cada 10 empresas consideran no estar preparadas para el gran paradigma del big data, el mundo de objetos conectados llamado Internet de las cosas. A futuro, más de la mitad asevera que una buena estrategia en ciberseguridad no será ya un coste necesario sino una ventaja estratégica que abra brechas de competitividad.  Marc Martínez, responsable de IPBR KPMG en España y ponente de RETINA, lo resumió así en para Tendencias IT 2016: “No se trata de ver la ciberseguridad como un freno, sino como algo necesario. Todos los proyectos de transformación digital deben tenerla en cuenta”.