“El desconocimiento ha sido la mayor barrera para la nube”
'Cloud computing'

“El desconocimiento ha sido la mayor barrera para la nube”

El 'cloud', una necesidad empresarial dentro del paraguas de la transformación digital

Es un cambio total de concepto. De asistir a un comité ejecutivo con un Powerpoint para hablar de cómo se va a gestionar la arquitectura informática de una empresa a mostrar el software en directo, en su versión inicial, sin tener que comprar ninguna máquina. Es la revolución del cloud, señalada por todas las consultoras como una necesidad empresarial dentro del paraguas de la transformación digital. Un cambio de paradigma que suena a muy nuevo pero que tiene más edad de la que se asume.

"Esto empezó hace 17 años. Cuando Marc Benioff [CEO y fundador de Salesforce] miró cómo trabajaba Amazon con la nube y planteó: señores, hay que aplicar esto a la empresa", afirma Arsenio Otero vicepresidente senior de Salesforce para EMEA. "Si ha tardado tanto en explotar ha sido por dos factores. Primero, por incredulidad, a las compañías les costaba creer que las ventajas de este sistema fuera posible y además tenían miedo al cambio y a cómo se iba a tratar su información. La otra barrera fundamental ha sido el desconocimiento de la tecnología".

Arsenio Otero, vicepresidente senior de Salesforce en EMEA.

Otero explica de manera didáctica, por si quedan dudas, cómo funciona el cloud. "Tú estás conectado a nuestro servicio y cada cuatro meses te actualizamos el software. No hay versiones 2.0, 3.0, etc. No. Todo el software se actualiza a la vez para todos los clientes y ellos eligen, de las nuevas funcionalidades, cuáles quieren activar. Y estas actualizaciones, en un 50%, han sido demandadas por el cliente".

Otro concepto clave es cómo estructurar este cloud. ¿Cuál es la arquitectura que sustenta en la nube el espacio de cada empresa? Salesforce emplea el paradigma multitenant —como hace también Workday en el área de capital humano y gestión de las finanzas— en su oferta de software CRM (la gestión de la interacción entre clientes y empresas): "La forma fácil de entenderlo es que tienes una casa compartida por unos inquilinos. Aquí el inquilino puede ser el BBVA, el Santander... La empresa que imagines. Cuando, por ejemplo, le pongo fibra óptica a la casa, todos los inquilinos la reciben automáticamente. Pero a cada apartamento solo tiene acceso cada inquilino y lo puede amueblar como prefiera. Así funciona nuestro servicio".

La tecnología on cloud tiene un futuro brillante en las predicciones de los analistas. Gartner predijo en enero que la inversión pública en cloud se disparará este año un 16,5%,  superando los 170.000 millones de euros.  En su artículo, Renace en la nube, McKinsey entrevistaba a dos directivos de Adobe para dilucidar por qué el cloud y su modelo de suscripción están teniendo tanto éxito. La respuesta de Dan Cohen, vicepresidente de estrategia y negocio, fue muy clara: "Bajo el modelo de suscripción, la gente está decidiendo cada mes si renovarse o no; no es ya el viejo mundo, donde podíamos vender algo y volver a llamar a la puerta dos años después con la siguiente versión del producto". Y este es un cambio de paradigma que no es exclusivo de la nube, sino que permea a toda la tecnología e incluso la sociedad. El móvil modular de Google, Project Ara, demuestra que la personalización extrema y a la carta llegará también al hardware. El éxito de Netflix o Spotify, también. En realidad, es un nuevo resumen de la tendencia más clara vista en RETINA: el cliente es el centro. Otero subraya esta realidad: "Las empresas que sobrevivirán son las que se enfoquen en él".